Paramilitares aseguran que les dieron carnés del concejo de Barranquilla

Dos paramilitares del Bloque Norte dijeron que un concejal de Barranquilla les dio carnés de esa institución para circular en la ciudad a cambio de una información que evitó un atentado. Una periodista de Caracol que publicó esta denuncia fue amenazada.

Concejo de Barranquilla. Foto cortesía de El Heraldo.

En 2002, Carlos Arturo Romero Cuartas, alias ‘Montería’, y Jhony Acosta Garizabalo, alias ’28 o ‘Richard’, pertenecían a un frente del Bloque Norte que delinquía en Atlántico y Magdalena, y que se dedicaba a asesinar jíbaros, ladrones, prostitutas y además asesinaba y extorsionaba a ganaderos y comerciantes en los municipios.

La banda delinquía en Baranoa, Sabanalarga, Galapa, Luruaco, Manatí, Santa Lucía, Suán, Candelaria, Campo de la Cruz, Sabanagrande, Malambo y Soledad. Tenían una estructura militar y financiera, pero esencialmente comenzó a ofrecer ‘seguridad’ y quienes recibían ese ‘servicio’, pagaban una cuota mensual. Alias ‘Montería’ y ‘28’ o ‘Richard’, como también se le conocía, eran patrulleros y a la vez que cumplían encargos como sicarios, extorsionaban a los comerciantes  y ganaderos.

En 2002, capturaron a un guerrillero que respondía a el alias de ‘Juvenal’, a quien interrogaron y les confesó que iban a atentar contra el presidente del Concejo de Barranquilla de ese entonces, Miller Soto.

Si bien los paramilitares aseguraron que su contacto fue “el presidente del Concejo de Barranquilla” no lo identificaron con su nombre,
en 2002, fecha señalada por los paramilitares, la mesa directiva de esa entidad estaba presidida por Miller Soto, el vicepresidente era Eduardo Pulgar Daza y el segundo vicepresidente era Ernesto Gómez Guarín. Los tres fueron destituidos e inhabilitados por la Procuraduría General de la Nación por un escándalo de corrupción que los involucraba en las irregularidades por el cobro de prestaciones y sueldos de un centenar de personas que se hicieron pasar como empleados del Concejo de la Barranquilla.

Según la versión de ‘28’ y ‘Montería’, el primero hizo unos contactos y logró reunirse con el presidente del concejo, a quien le mostraron supuestamente la grabación en donde ellos entrevistaban al guerrillero alias ‘Juvenal’, donde decía que iban a secuestrar al concejal.

Los paramilitares en su versión libre en Justicia y Paz dijeron que el presidente del concejo agradecido con esta advertencia ofrece colaborarle al grupo armado con la expedición de carnés en nombre de la corporación, lo que les permitirían circular por toda la ciudad sin restricción alguna como escoltas al servicio del concejo. Los paramilitares también dijeron que una asociación de ganaderos de la región les dieron otros carnés para circular sin ser detenidos por las autoridades.

“Si tenían los carnés que los mostraran”, dijo el entonces vicepresidente Pulgar quien rechazó las acusaciones y dijo que no se había reunido con paramilitares.

’28’ o ‘Richard’ dijo que supuestamente un concejal les exigió que quienes tuvieran los permisos expedidos, no tuvieran antecedentes judiciales.

El pasado sábado la periodista Liney Escorcia reprodujo la información en la cadena radial Caracol, que también fue publicada en los diarios barranquilleros El Heraldo y La Libertad, y a los dos días dos sujetos en una moto se le acercaron de manera intimidante y la amenazaron. Escorcia puso denunció esta intimidación.

Los paramilitares no sólo se reunieron con el presidente del concejo de Barranquilla de ese entonces, también asistieron a una reunión en 2003 con varios alcaldes de la región.

A la Fiscalía le corresponde investigar las versiones de los paramilitares.