“Los aportes fueron en aras de fortalecer la democracia”: Augura

El vocero de la Asociación de Bananeros de Colombia negó que el gremio tuviera conflictos de intereses en la no refrendación del Acuerdo Final firmado con las Farc frente a los miembros de la junta que han sido señalados por exparamilitares o que, presuntamente, adquirieron tierras solicitadas en restitución.

bananeros del no 3Juan Camilo Restrepo Gómez, exviceministro del Interior, es ahora el representante de la la Asociación de Bananeros de Colombia. Foto: tomada de la página web del Ministerio del Interior.Juan Camilo Restrepo Gómez, representante de la Asociación de Bananeros de Colombia (Augura), aseveró que los 33 millones que aportó a la campaña del No en el Plebiscito por la Paz no comprometen una abanderamiento del “Sí o del No” del gremio bananero, sino un ejercicio para “fortalecer la democracia”; de paso, negó que tal aporte implicara un conflicto de intereses frente a la implementación de la Jurisdicción Especial para la Paz o el impulso de la Reforma Rural Integral, pactados en los acuerdos logrados por el gobierno nacional con la guerrilla de las Farc.

La duda sobre el conflicto de intereses surge porque tres integrantes de la junta directiva de Augura -Jaime Henríquez Gallo, Gabriel Harry Hinestroza y Nicolás Echavarría Mesa- fueron relacionados por el exjefe paramilitar Raúl Hasbún, alias ‘Pedro Bonito’, en el listado de empresarios bananeros que presuntamente financiaron el Bloque Bananero de las Auc a través de aportes a las Convivir.

Asimismo, porque Jaime Henríquez Gallo habría adquirido predios dentro de un territorio ancestral reclamado por el Consejo Comunitario de Puerto Girón, en el Urabá antioqueño, según un documento de caracterización sobre la solicitud de restitución de la comunidad afro realizado por la Unidad de Restitución de Tierras.

VerdadAbierta.com transcribe de forma literal la conversación sostenida con el vocero de Augura.

Juan Camilo Restrepo Gómez (J.C.R.G): Hemos entendido que el papel de los gremios es ser los articuladores de grandes actividades o proyectos que lleven desarrollo a las zonas donde tienen presencia. Los gremios y sus presidentes no pueden ser voceros desde el punto de vista ideológico ni político en las contiendas de la democracia Colombia; los gremios no pueden tomar partido en dichas circunstancias porque no es su razón de ser ni sus presidentes pueden actuar de esa manera.

Tratándose del certamen pasado del 2 de octubre, del plebiscito, de total trascendencia para el país, el gremio oficialmente no tomó ninguna posición. Por supuesto que sus afiliados, las personas que hacen parte de nuestro gremio bananero, están en toda su libertad y derecho de haber simpatizado abiertamente por el Sí o por el No. Siendo consecuentes con esta preposición, el gremio en aras del fortalecimiento de la democracia otorgó unos recursos a uno de los Comités Promotores del No. Estos aportes fueron debidamente autorizados por su junta directiva y relacionados en su contabilidad.

Creemos que el hecho de que se haya hecho pública [la financiación de las campañas] no genera ningún inconveniente, sino que, por el contrario, denota transparencia a la hora de actuar. Un par de reflexiones: el sistema electoral de Colombia es un sistema electoral antes de la Constitución de 1991. El país está en mora de actualizar todo su sistema electoral pasando por la financiación hasta el mismo tema de los escrutinios y la pos-contienda electoral. Por eso creemos que llegó el momento de realizar unos grandes cambios al sistema electoral y especialmente a la financiación de campañas. Y qué bueno que desde el punto de vista de la publicidad de quienes aportan a las campañas cómo se controla o se debe controlar mejor el tema de los topes y abusos en los gastos de la campaña.

Verdad Abierta (V.A.): Hasta ahora son públicas las listas preliminares de financiación de los Comités pues hay plazo hasta el 2 de diciembre. ¿Cuánto aportaron en total los integrantes de Augura, de la mesa directiva del gremio, cuál fue el monto total?

(J.C.R.G.): Si algún afiliado aportó como gremio no tenemos esa información porque eso es independencia y autonomía de cada uno delos afiliados. En lo que tiene que ver como gremio, que aportamos a la campaña del No, quedó debidamente aprobado en junta, en acta. Esto es público y está registrado en las cuentas que presentará el Comité ante el Consejo Nacional Electoral.

(V.A.): ¿Cuánto fue el monto aprobado por la junta?

(J.C.R.G.): 33 millones, pero es lo que tiene que ver con Augura. Pero no sé si nuestros afiliados hicieron otros aportes a ese Comité u a otro Comité. Esa información no la tengo. Soy el vocero del gremio del cual hacen parte comercializadores y productores de la actividad bananera y celebro que se haya hecho público quiénes aportan a las campañas en Colombia, eso no debe ser ningún llamado de atención, eso es lo que le ha faltado al sistema electoral colombiano para controlar no solo los recursos sino los montos.

(V.A.): Como gremio, ¿Augura ha aportado antes a las campañas del Centro Democrático o al expresidente Uribe?

(J.C.R.G.): Como gremio en todos los certámenes electorales, independiente si es al Centro Democrático u a otro partido, sí hemos aportado. En las [elecciones] regionales, por ejemplo, se hicieron aportes especialmente a todos los partidos: Liberal, Conservador, Centro Democrático, ‘la U’, Cambio Radical. En eso hemos sido totalmente más que generosos o abiertos, por decirlo así, hemos sido pluralistas. En aras del fortalecimiento de la democracia, como gremio y como Presidente [de Augura], no somos ni una casa electoral ni este servidor es un dirigente ideológico de ningún partido en particular.

(V.A.): La insistencia de conversar con Jaime Henríquez Gallo, Gabriel Harry Hinestroza y Nicolás Echavarría Mesa es porque Raúl Hasbún, alias ‘Pedro Bonito’, relacionó sus nombres como presuntos aportantes de dinero, a través de una Convivir, en la financiación del Bloque Bananero de las Auc. Por ejemplo, ese listado indica que Henríquez aportó dinero por 14 fincas de la Agrícola Santamaría asociadas a Uniban.

(J.C.R.G.): Estamos mezclando temas. Pero le voy a dar la posición oficial. Además, es público el aporte que en su momento el sector bananero le daba a una institución que estaba cobijada bajo el amparo del Estado, de las empresas de vigilancia y seguridad y servicios especiales, y contablemente las empresas bananeras le otorgaban unos recursos a estos servicios especiales o como se conoce con el término de Convivir.

Vuelvo a repetir: eran contabilidades abiertas, transparentes y recursos que el Estado auditaba. Esa es la posición. Ahora, el hecho es que las declaraciones del señor Hasbún lo que quieren es relacionar unos aportes legales, queriendo significar que eran unos recursos que se iban para los grupos paramilitares. Eso no es cierto porque las contabilidades están abiertas y se hicieron para entregarle unos recursos a una institución que en su momento estaba amparada por el Estado de carácter legal. Las aseveraciones que haga una persona de esa naturaleza no tienen ningún hilo conductor de lo que hizo el sector bananero.

(V.A.): Sin embargo, dos sentencias de Justicia y Paz, una contra alias ‘HH’ y otra contra alias ‘Carlos Tijeras’, advirtieron que estas Convivir eran una ‘fachada’ de estos grupos paramilitares para canalizar recursos.

(J.C.R.G.): Primero, ahí hay un error que es generalizar. Segundo, a mí no me puede demostrar que porque yo daba unos recursos a una entidad de carácter legal que en su momento eran las Convivir amparados por el Estado yo tenga la presunción o la conclusión de decir que eso era una ‘fachada’. Es que eso no es una ‘fachada’, es que así se daba la plata para la Convivir. Ahora relacionar eso con que eso era una ‘fachada’ para los paramilitares eso es una generalidad y una estigmatización que no compartimos. Ni más faltaba que mediante esos análisis de contexto quieran circunscribir unos aportes de carácter legal para actividades ilícitas.

Es como por ejemplo: nosotros damos un aporte a una campaña política, que es legal. Qué se haga o qué se deje de hacer con esos recursos no es responsabilidad del particular; es una responsabilidad del Estado y de la justicia, pero no pueden sindicarme o concluir esa tesis bajo el amparo de una persona, que primero está en la cárcel y segundo, generalizar si lo hablamos en términos de los jueces cómo se han pronunciado.

(V.A.): Sabe si en algún momento los han llamado en algún proceso de investigación por compulsa de copias de la Fiscalía.

(J.C.R.G): No, nosotros somos un gremio legal, institucional. No tenemos conocimiento. Lo que hacemos es un trabajo para demostrar cuál ha sido nuestro desempeño durante los últimos cincuenta años en una región donde el Estado no se encontraba, donde había una ausencia total del Estado y donde no solamente las víctimas fueron algunas personas que se han abocado a este tema sino también cuántos administradores de fincas, cuántos propietarios secuestraron y mataron por culpa del conflicto. Entonces todo ese contexto es lo que queremos contarle a Colombia y el mundo para acabar esa estigmatización del sector.

(V.A.): ¿Considera que de alguna forma hay un conflicto de intereses por parte del gremio y de sus integrantes de financiar la campaña del No en función de la aplicación de la Jurisdicción Especial para la Paz?

(J.C.R.G.): No. Ahí no hay ningún conflicto de intereses. Se están mezclando temas. No tiene nada que ver. Apoyar campañas desde el punto de vista público es lo debido y es lo transparente. Ahora, hay gente al interior del gremio que estaba por el No, como lo tuvo más de 6 millones de colombianos, pero también tengo gente en mi sector que estaba de acuerdo con el Sí.

Entrar a unir o hilar circunstancias que nada tienen que ver, que es dar unos aportes al fortalecimiento de una democracia a una campaña de manera pública y transparente, no tiene nada que ver con circunstancias que van inmersas en el proceso de paz. Vuelvo y repito: en el gremio algunos iban por la opción del No y otros por el Sí, entonces no da lugar a un conflicto de intereses.

(V.A.): ¿Cómo empresarios les preocupaba la Jurisdicción Especial para la Paz o el impulso de la Reforma Rural Integral en términos de la recuperación de baldíos?

(J.C.R.G.): No. De ninguna naturaleza. Le voy a explicar por qué: si hay alguna región que tiene autoridad moral para hablar en lo que tiene que ver con desmovilizaciones o conceptos como el posconflicto es el Urabá. No se nos puede olvidar que en la época de los noventa existió una desmovilización con el grupo Epl que, con todos los errores y dificultades que se tuvo, muchos de ellos hacen parte de nuestra actividad bananera.

Además, si hay una región que puede decir que está haciendo cosas para generar empleo digno y bien pago es el bananero. Pero si hay una región y un sector que respeta la base sindical es éste. Cada dos años realizamos una convención colectiva, en arreglo directo, en escasos 19 días con el sindicato del agro más grande de Colombia, que es Sintrainagro. Entonces a nosotros no nos preocupaban los textos y los elementos que se estaban negociando, porque mientras eso ocurría nosotros ya estábamos haciendo construcción de tejido social en nuestra región de Urabá, una región que durante los últimos 50 años ocupó un común denominador: ausencia de Estado y que mientras el Estado no estuvo el sector bananero padeció dicha ausencia del Estado.

(V.A.): Insistimos en la posibilidad de hablar directamente con miembros de la junta porque en el proceso de caracterización sobre la reclamación étnica del Consejo Comunitario de Puerto Girón se señala que Jaime Henríquez Gallo, de la Agropecuaria Santamaría, logró la titulación de baldíos que presuntamente están dentro del territorio ancestral reclamado.

(J.C.R.G.): Por eso, es que las autoridades ni el Estado no lo han determinado. Sobre la caracterización tengo entendido que el Ministerio del Interior no les ha concedido [atendido las exigencias de la comunidad étnica]. Entonces ahí no hay ninguna irregularidad y ninguna anomalía, y aunque no soy el vocero del Grupo Santamaría quiero decir que que el Ministerio no ha notificado al sector de carácter oficial.

(V.A.): En la caracterización hay una preocupación sobre la adjudicación de baldíos dentro del territorio ancestral y esta comunidad étnica asegura que el Estado no ha hecho la tarea de reconocerles el territorio a tiempo, indicando que particulares, entre ellos los Henríquez Gallo, lograron títulos en una zona que ellos consideran como colectivo propio.

(J.C.R.G.): Muy bien lo has dicho: que ellos consideran. Entonces. Quiero hacer la siguiente reflexión: el sector bananero tiene 35 mil hectáreas en Urabá de un millón del total de la subregión de Antioquia. Esas 35 mil hectáreas no solo se han sembrado mediante créditos oficiales sino mediante acompañamiento estatal. Esas 35 mil hectáreas gozan de presunción de legalidad, de productividad por el bien de una región, que genera 23 mil empleos de carácter directo y más de 100 mil de carácter indirecto.

(V.A.) ¿Por qué, como gremio, promovieron el No si en la lógica o la intuición uno creería que los empresarios podrían impulsar una refrendación para que en los territorios…

(J.C.R.G.): Pero es que el gremio no incentivó el No. Es que partimos de la base que tuvimos [en el gremio] gente del No y gente del Sí, pero además quiero decirle que en el último acto que tuvo el Presidente Santos en el Urabá fue el gremio bananero el que organizó el evento, con una participación de unas 2 mil personas. Entonces uno podría decir, primero que el gremio no abanderó el No, eso no es cierto, y segundo, no teníamos ninguna posición hacia el uno o hacia el otro, que sus afiliados lo pueden hacer, por supuesto, pero no a nombre del gremio. Entonces no abanderamos el No.

(V.A.): ¿Augura como tal hizo aportes al Sí?

(J.C.R.G.): No. Nosotros no tuvimos ninguna comunicación con comités promotores del Sí, pero quien abanderó la presencia del Presidente Santos en el acto de Urabá fue el gremio bananero y este servidor. Está en la independencia y autonomía del sector determinar a quién hace aportes para efectos de fortalecer la democracia.

(V.A.): No me quedan claras las respuestas sobre el Sí y sobre el No, porque en Cuentas Claras aparece que Augura aportó 33 millones…

(J.C.R.G.): Eso no hay que ponerlo en duda, sí dimos [a uno de los Comités del No] para el fortalecimiento de la democracia. Dentro del gremio iba gente por el Sí y por el No. He estudiado el sistema electoral de Colombia y creo que si hay algo que le favorece a esta democracia es una herramienta como Cuentas Claras, que el pueblo colombiano sepa quién dio plata a las campañas, para conocer el origen y su fuente y para ver los topes.

Esto sirve para una reflexión y es que Colombia no puede tener un sistema electoral mucho antes de la Constitución del 91 donde los elementos han cambiado vertiginosamente en lo que tiene que ver con la publicidad, con el aporte de la campaña e incluso los conceptos de inhabilidad de los funcionarios públicos.

No hay duda que el gremio aportó [recursos a la campaña del No], pero no abanderó ni el Sí ni el No. Sus afiliados tenían la libertad defender [cualquiera de las posturas]. En el evento de Urabá, que organizó este gremio y este servidor, el Presidente dijo que había que respaldar el Sí y yo estaba en la tarima.

(V.A.): ¿Cuál es la postura de Augura frente al proceso de paz?

(J.C.R.G.): Hacer un llamado a que tanto los del Sí como los del No lleguen rápidamente a un acuerdo, porque lo que ocurrió el 2 de octubre, además de un certamen electoral, es claramente una división de posiciones sobre la visión del proceso de paz. Que rápidamentele envíen al país una salida jurídica y política, entendiendo que debe ser un propósito de todos los colombianos conseguir el fin del conflicto con un grupo al margen de la Ley.

Esta entrevista hace parte de la investigación Los cuestionamientos a bananeros detrás del No