Desangre de líderes

Según la organización Somos Defensores, entre 2002 y 2017 fueron asesinados 664 líderes sociales. El año pasado, cuando inició la implementación del acuerdo de paz firmado con las Farc, fue cegada la vida de 106 de ellos. En lo corrido de 2018 hemos documentado 18 casos. Encuentre en esta sección quiénes eran y cómo ha sido la violencia contra ellos.

Fuente del segundo mapa: Somos Defensores

Las agresiones contra defensores de derechos y líderes sociales fueron constantes en la última década. Para establecer quiénes son los responsables, materiales e intelectuales, el país se enfrascó en la discusión de si esa ola de violencia es producto de nuevos grupos paramilitares o de grupos asociados al crimen organizado. Organizaciones sociales, nacionales y extranjeras, sostienen que esa violencia es sistemática, mientras que el gobierno nacional niega esa sistematicidad y argumenta que es errado hablar de paramilitarismo porque con ello se les concedería estatus político a delincuentes comunes.

Sin embargo, en medio de esa discusión y pese a las denuncias y los hechos, la tragedia persiste. Para registrar de manera clara el drama que golpea a los líderes sociales, construimos esta sección, con la que además de aportar contexto, pretendemos que sirva como espacio contra el olvido de quienes han llegado a entregar sus vidas para defender los derechos de sus comunidades, abanderar reivindicaciones de diferente índole y aportar en la construcción de paz.

Una de las principales dificultades para documentar este tema es la disparidad de registros y la caracterización de quiénes representaban liderazgos sociales. Como ejemplo, tan sólo basta con revisar los asesinatos de 2016: la Fiscalía registró 63; la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos documentó 64; la organización no gubernamental Somos Defensores procesó 80; la Defensoría del Pueblo estima que ocurrieron 112; y el Instituto de Estudios sobre Paz y Desarrollo (Indepaz) y el movimiento político Marcha Patriótica, 116.

Para documentar los casos de años anteriores citamos las cifras procesadas por Somos Defensores, debido a que tienen registros de diferentes tipos de agresiones desde hace más de 15 años. En cambio, los hechos consignados en los siguientes cuadros, serán documentados en nuestro ejercicio diario de reportería.

El análisis de los hechos ocurridos en los últimos años refleja las denuncias de diferentes organizaciones sociales: a medida que el proceso de paz con las Farc fue avanzando en Cuba, en Colombia se dispararon las agresiones, entre ellas las amenazas, los atentados y los asesinatos. Llama la atención que los homicidios se han focalizado en regiones históricamente golpeadas por el conflicto armado y en donde persisten las economías ilegales: Cauca, Antioquia, Córdoba, Nariño y Valle del Cauca. Y que los asesinatos son perpetrados contra aquellos que lideran procesos comunitarios y sindicales.

Estos hechos son un llamado de alerta para la trascendental empresa en la que se está embarcando el país: la implementación del Acuerdo de Paz. Desde un principio, el gobierno nacional y las Farc afirmaron que este proceso se basará en la construcción de paz territorial, pero si quienes jalonan procesos en las regiones están a la merced de los violentos, será muy difícil construir una paz estable y duradera.

Caídos en 2018

Haga clic sobre los casos para desplegar su reseña.

Caídos en 2017

Haga clic sobre los casos para desplegar su reseña.

{module artículos relacionados líderes asesinados}