‘HH’ reveló su participación en cinco masacres

Durante audiencia pública en la Fiscalía, el desmovilizado jefe de las autodefensas, Ever Veloza García, alias ‘HH’, confesó ser responsable de cinco masacres. Pidió al Presidente Uribe más tiempo para continuar con las versiones de Justicia y Paz antes de ser extraditado a los Estados Unidos.

Ever Velosa, alias ‘HH’ o ‘Carepollo’ dijo que en dos de ellas tuvieron colaboración de miembros activos del Ejército. Dijo que un soldado, apodado Huila, se encapuchó y señaló a las víctimas de La Rejoya, en la vía Popayán-Cajibío, en enero de 2001.

Otras cinco masacres, en las que murieron de manera indefensa 35 personas, confesó alias HH, durante la reanudación de las versiones libres ante un fiscal de la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía en Medellín.

‘HH’ dijo que él y sus hombres son responsables de las masacres conocidas como Juramanguí, ocurrida en zona rural de Buenaventura (Valle del Cauca), el 29 de abril de 2001, cuando hombres del bloque Calima, de las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc), mataron a siete personas, hirieron a otras tres, entre ellas a un menor de edad, quemaron el caserío y obligaron a sus habitantes a salir de la zona.

Veloza García también confesó que con ayuda de unidades del Gaula del Ejército en Popayán (Cauca), mataron a diez pasajeros de un bus, tipo escalera, que el 15 de enero de 2001 se movilizaba entre la capital de ese departamento y el municipio de Cajibío.

Los hechos ocurrieron en el sitio conocido como La Subida de Aguacates, donde paramilitares interceptaron el vehículo de servicio público, bajaron a algunos de sus ocupantes y luego los remataron contra el piso.
Dijo que una informante del Ejército, a quien identificó como La Gorda, y un miembro activo del Guala, apodado Huila, ayudaron a las autodefensas a identificar a las víctimas. Ambos, encapuchados, señalaron a las personas que luego murieron con tiros de gracia en la cabeza.

El desmovilizado jefe de las Auc dijo que los agresores se escondieron en una finca de producción lechera de la zona, donde no solo eludieron la persecución de las autoridades sino que escondieron las armas, por las que regresaron días después.

HH también confesó que el bloque Calima es responsable de las masacres de Sabaletas Uno, Sabaletas Dos y El Palo, incursiones que dejaron en Cauca y Valle del Cauca otras 18 víctimas.