Los crímenes de la Universidad del Atlántico

Los homicidios en contra de estudiantes y profesores ocurrieron debido a la unión entre paramilitares, organismos de seguridad del Estado y directivas de la misma universidad. Así lo aseguró exparamilitar desmovilizado del Bloque Norte de las Auc.

Según declaraciones a la Fiscalía 12 de Justicia y Paz de Barranquilla, Carlos Romero Cuartas, alias ‘Montería’,  empleados de la Universidad del Atlántico, entre los que se encuentra el exrector Ubaldo Meza, participaron en el homicidio de varios estudiantes, profesores y sindicalistas de este centro de educación superior.

Alias ‘Montería’ aseguró que el exrector es el autor intelectual de varios asesinatos ocurridos durante su gestión al frente de la universidad, entre 1997 y 2000, junto con extrabajadores de esta institución educativa como Carlos Palma, quien para la época trabajaba en la Oficina de Admisiones, y Ricardo Sevilla,  antiguo miembro del sindicato de la universidad.

Son diversos los señalamientos por parte de varias víctimas, en los que se le adjudica directa o indirectamente de influir en los asesinatos de varios líderes estudiantiles que fueron críticos con su gestión, sobre todo aquellos que hacían denuncias por corrupción y desvío de dineros por medio de facturas falsificadas.

“Ellos tenían unos proyectos pequeños a los que le llamaban ‘muñecos’ ¿Qué es un ‘muñeco’? Yo decía vamos a traer un conferencista que dé una charla por dos días y con viáticos son 5 millones de pesos, pero de esa charla el conferencista nunca se enteraba. Sacaban los tiquetes y todo para demostrar, pero esa plata iba para otro lado”, le explicó a VerdadAbierta  Javier Castro*, un estudiante que hizo parte del sindicato estudiantil de la época y que conoció como era el manejo administrativo de la universidad, actualmente vive en el exterior debido a las amenazas que recibió en su contra.

Este líder estudiantil también nombra a  Estrella Pérez, esposa de Ubaldo Mesa, de estar también detrás de algunos de los asesinatos dentro de la institución. “En una reunión ella me pregunta: ¿Tú con quien estas, con las FARC o con el ELN? Y yo le dije: yo estoy con ustedes. Me dice: Ah bueno porque ya nosotros arreglamos eso y a todo el que haya estado o colabore con la guerrilla lo van a matar.”

Verdadabierta.com trató de comunicarse con Meza para escuchar su versión de la historia pero no  tuvo respuesta por parte del ex rector, pero retomando una entrevista que concedió al portal Zonacero.info él niega estos señalamientos, atribuyendo estos ataques “a un plan macabro orquestado por su lucha en contra de las anomalías”.

Los homicidios

Los acusaciones que recaen sobre Ubaldo Meza lo señalan  como el responsable de  filtrar una ‘lista negra’ con los nombres de sus opositores a organismos de seguridad como el DAS donde se les identificaba como miembros simpatizantes de la guerrilla.

Según alias ‘Montería’, el DAS, la Policía y el Ejército les ayudaban en la labor de inteligencia y son varios los casos en donde primero  a las víctimas se les capturaba adjudicándoles cuentas pendientes con la justicia, pero por falta de pruebas se les dejaba libres. Para Yessika Hoyos, miembro del Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo estas detenciones no eran más que una excusa para poder realizar un perfil de las víctimas e identificarlas plenamente, para luego empezar a hacerle un seguimiento que finalmente terminara con la muerte.

Tal es el caso de Reinaldo Serna López y Humberto Contreras Sereno, ambos estudiantes de Derecho y ampliamente conocidos en la universidad por sus denuncias contra la corrupción y los malos manejos que se le estaba dando al plantel educativo, que luego fueron detenidos por agentes de la Sijín acusados ser guerrilleros y de haber sido responsables de  una explosión dentro de un aula de la universidad  que les causó la muerte dos estudiantes,  el 4  de febrero del 2000,  y a los pocos días fueron liberados por falta de pruebas en contra de ellos.

Según el Banco de Datos de Derechos Humanos y Violencia Política del CINEP ambos estudiantes habían recibido amenazas por sus denuncias en contra de la universidad y sus nombres  estaban escritos en una lista negra que  circulaba al interior de la Universidad del Atlántico.

Posteriormente a Humberto Contreras lo asesinaron el 23 de abril de 2001 y a Reinaldo Serna lo mata un sicario que se movilizaba en una moto color azul el 9 de noviembre de 2002, en Barranquilla.

Jorge Adolfo Freytter Romero

Otro caso en el que esta vez la justicia logró comprobar que agentes del Gaula colaboraron con las estructuras paramilitares del Bloque Norte fue en el secuestro y asesinato del profesor Jorge Adolfo Freytter Romero y por el cual alias ‘Montería’ fue condenado a 18 años y seis meses de prisión.

Jorge Freytter para la época era abogado de del sindicato Asojua (Asociación de Jubilados de la Universidad del Atlántico) y constantemente denunciaba la falta de pago de las pensiones por parte de la universidad.  Una semana antes de ser asesinado el señor Freytter  fue detenido por agentes de la SIJIN explicándole que tenía que responder por una supuesta demanda de alimentos, e igual que los casos antes nombrados, fue puesto en libertad por faltas de pruebas.

Una semana después, según datos del Banco de Datos del CINEP,  es secuestrado el 28 de agosto de 2001 en una camioneta Toyota roja  en momentos en que llegaba a su casa en Barranquilla. Su cuerpo es encontrado al otro día en la vía hacía Ciénaga, Magdalena, con signos de tortura que luego el desmovilizado confirmaría. Contó que la víctima fue asesinada en una bodega donde lo torturaron para sacarle información y luego  lo asfixiaron con una bolsa.

Según las declaraciones de alias ‘Montería’, quién  ejecutó al profesor Freytter, fue Oscar Orlando Ortiz, alias ‘Moncho’, quien para la época era el comandante del frente José Pablo Díaz, con la colaboración de  dos agentes del Gaula, el teniente Flover Argeny Torres y  Julio César Pacheco, alias ‘La cacha’.

Al preguntársele a ‘Montería’ el motivo por el cual asesinaron al profesor Freytter, él afirma que lo confundieron con un comandante de las FARC. Información que contrasta con las declaraciones tomadas por los investigadores del CTI, “a eso de las 13:15, cuando el bus se estacionó, unos sujetos aprovecharon el momento, llamaron por su nombre al profesor, éste al percatarse salió corriendo y fue tomado por sus captores y conducido por la fuerza sin rumbo conocido”, dijo un testigo que presenció el secuestro.  Además agrega que quién encañona a Freytter le grita “¡Tú eres un sapo! ¿Qué fue lo que fuiste a decir a Bogotá?”, suponiendo que él hizo denuncias en contra de la administración  de la universidad semanas antes que lo secuestraran.

El caso de Jorge Freytter es de los pocos en los que la justicia ha avanzado hasta encontrar los culpables, pero aún quedan muchos casos en los que la impunidad ha reinado como el del también profesor Lisandro Vargas, quién fue Vicerrector de la Universidad de Atlántico y hacía parte de la Asociación de Profesores Universitarios, ASPU. El profesor Vargas antes de ser asesinado venía realizando fuertes denuncias en contra del entonces rector Ubaldo Meza por la corrupción que se venía presentando en la institución y dicen que tenía pruebas en contra de Meza que desaparecieron luego de que los paramilitares lo asesinaran  el 23 de febrero de 2001.

No fueron hechos aislados
Para defensores de los Derechos humanos, los asesinatos que ocurrieron en la Universidad del Atlántico no fueron hechos aislados. En el computador de  Edgar Ignacio Fierro, alias ‘Don Antonio’, los investigadores hallaron una carpeta nombrada como ‘amigo DAS’,  que contenía varias listas donde se encontraban nombres de sindicalistas, líderes de oposición y defensores de derechos humanos de la costa, junto con sus direcciones comprobando así los nexos de las estructuras paramilitares con las agencias de seguridad del Estado.

Y no solo eso. Las declaraciones del ex jefe de la Unidad de Informática del DAS, Rafael García involucran al entonces director del DAS, Jorge Noguera, como colaborador de las AUC, especialmente con ‘Jorge 40’ y el Bloque Norte, al que –afirma- le filtraba estas ‘listas negras’.

Investigaciones del Colectivo  de Abogados José Alvear Restrepo apuntan a que la incursión del Bloque Norte de las Autodefensas en la Universidad del Atlántico hacía parte su plan de expansión, no solamente para evitar que la guerrilla se tomara las instituciones de educación públicas, sino también porque para las AUC las universidades de la costa les servían como financiadoras de su proyecto.

Su plan fue controlar estas instituciones  públicas, como lo pudo comprobar la Fiscalía en la Universidad de Córdoba, donde Salvatore Mancuso ayudó a llegar a la rectoría a Víctor Hugo Hernández y con su complicidad se ordenaron asesinatos de profesores y estudiantes por el simple hecho de pertenecer a sindicatos y organizaciones sociales.  “Víctor Hernández es un hombre que conocíamos y lo apoyamos  a la rectoría”, declaró el ex jefe paramilitar en versión libre  del 15 de enero de 2007 ante la Fiscalía. Plan que, según el Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo  se emuló por las  diferentes universidades de la costa, incluyendo a la del Atlántico.

*El nombre fue cambiado por seguridad de la fuente.