Johana Bernal, desaparecida a los 14 años

      
Joven que tenía mucho carácter, vivía sola, trabajaba y estudiaba en Vista Hermosa, Meta, hasta que los ‘paras’ la bajaron de un bus y la desaparecieron en 2002.

alt mce_tsrc=http://verdadabierta.com/wp-content/uploads/2017/10/johana.jpg
Johana Bernal, tenía sólo 14 años cuando los ‘paras’ la desaparecieron.

Johana Bernal* nació en diciembre de 1987 en una familia muy humilde de Vistahermosa, Meta. Cuando era bebé todavía, su padre se marchó de la casa con otra mujer y dejó a su madre sola con ella y otra hermana.

Ligia, la madre de Johana tuvo que hacer grandes sacrificios para poderlas mandar al colegio, alimentarlas y ayudarlas.Pero a principios de 2002, los Bernal abandonaron la región, cuando el gobierno Pastrana canceló los diálogos con las Farc, y retomó la Zona de Distensión que había sido escenario de los diálogos, pues Vistahermosa era parte de esa zona. Temían que las amenazas de las Farc que dijeron que iban a reclutar a los menores de edad se hicieran realidad.

La familia abandonó el Llano y se desplazó a Bogotá donde Ligia a duras penas podía sostener sus hijas. Recuerda que “no le podía dar estudio a ambas, me tocó poner a trabajar a Johana para ayudar con los gastos”.

Ante la difícil situación que atravesaban en la capital, Johana decidió devolverse a Vistahermosa para poder seguir estudiando. Su madre recuerda que Johana era “muy noble, pero muy terca. Si quería salir a bailar y yo no la dejaba, se iba igual”. “Johana tenía mucho carácter, le gustaba vestirse con ropa a la moda, se maquillaba, parecía que tenía más edad”, dijo alguien que la conoció.

Con tan sólo 14 años Johana se puso a trabajar en Vistahermosa, lavando ropa, haciendo oficio o atendiendo tiendas. Con lo poco que tenía arrendó un cuarto y se puso a terminar el octavo grado del colegio. “Por ser mujer decían que era alocada, inconsciente; de ser un hombre habrían dicho que era una ‘berraca’, echada para adelante” le dijo a VerdadAbierta.com la abogada que se ocupa del caso de Johana.

Poco tiempo después de volver a Vistahermosa Johana empezó una relación amorosa con un oficial del Ejército, comandante de la contraguerrilla de la región. Él le ayudaba con los gastos, le pagaba el cuarto. En una llamada telefónica la joven le dijo a su madre que ahora tenía su cama, su peinador y sus muebles, “cosas que nunca en la vida habíamos imaginado”.

Según su madre, Johana quedó embarazada del oficial pero no quería abortar. En septiembre de 2002 Johana tomó una flota de la empresa La Macarena para ir a Villavicencio, donde otro bus la llevaría a Bogotá para visitar a su madre. Uno de los pasajeros recuerda que la menor “se montó al bus cerca del colegio de Vistahermosa. Llevaba sólo un bolsito pequeño. Ya cuando salimos del municipio una moto con dos hombres con pasamontañas pasó el bus y se le atravesó. Uno de los hombres, estaba armado, se subió, se acercó a Johana y se la llevó”.

Ligia Bernal dijo que después de varias horas empezó a llamar a todos los familiares, a sus conocidos, a sus amigas. “Me comentaron que había salido hace una horas, que ya debería estar llegando. Todavía la espero”.

Después de la desaparición, la madrastra de Johana, que vivía en el pueblo, empezó a buscarla con obstinación. Un día unos hombres se acercaron a su casa y le dijeron que le iban a hacer lo mismo que a su hijastra si no se iba del pueblo. La señora cogió todas sus cosas y se fue definitivamente de los Llanos Orientales.

Justicia
En la época la región de Vistahermosa era controlada por el Bloque Centauros de las Auc, bajo el mando de Luis Alex Arango Cárdenas, alias ‘Chatarro’. En los Llanos se han reportado muchos casos de desaparecidos que fueron obligados a bajarse de los buses.

En siete años el proceso se ha cerrado dos veces y ha quedado en investigaciones preliminares. Pero gracias a la insistencia de los abogados de Johana, un fiscal de Derechos Humanos vinculó a Daniel Rendón, alias ‘Don Mario’, Manuel de Jesús Pirabán, alias ‘Jorge Pirata’ y José Armando Díaz Alcántara a la investigación. Sin embargo aún no ha habido órdenes de captura, medidas deaseguramiento o sentencias por la desaparición de Johana.

Los abogados creen que hay una intención de encubrir al Ejército, pues mucha gente en el pueblo dice que Johana se volvió un “falso positivo”. Además, según argumentan, no se ha investigado la relación de la joven y del oficial de la contraguerrilla, en la que la menor salió embarazada.

Verdad
Los abogados y la madre de Johana han asistido a varias versiones libres de desmovilizados del Bloque Centauros. ‘Chatarro’, jefe de la región de Vistahermosa para la época de la desaparición, dijo que desconocía el paradero de Johana y que quien sabía es alias ‘Charro’, que ya está muerto.

Reparación
Por la desaparición de Johana su madre aún no ha recibido nada.

*Los nombres originales fueron ocultados por razones de seguridad. Esta historia fue hecha con información de la Casa de la Mujer.