General (r) Montoya negó nexos con paramilitares de los Llanos Orientales

Durante casi tres horas de versión libre ante la Fiscalía, el ex comandante del Ejército aseguró que no recibió dineros del Bloque Centauros de Miguel Arroyave.

Alias ‘Don Mario’ (izquierda), mencionó supuestos vínculos del general (r) Mario Montoya (derecha) con paramilitares de los Llanos Orientales. En julio del año pasado el ex oficial del Ejército anunció su renuncia como embajador de Colombia en República Dominicana.

‘Don Mario’ salpica al general Mario Montoya

El difícil retorno del general Mario Montoya


La operación que tiene enredado al general (r) Montoya

Llevar guías ‘paras’ fue práctica recurrente de la
Brigada XVII en Urabá


El ‘Tuso’ Sierra salpica a dirigentes antioqueños con la ‘Oficina de Envigado’

En la mañana de este jueves 12 de enero, el general retirado Mario Montoya declaró ante el Fiscal Quinto delegado ante la Corte Suprema de Justicia por las declaraciones
que el ex jefe paramilitar y narcotraficante Daniel Rendón Herrera, alias ‘Don Mario’,
realizó en su contra durante una versión libre ante la Fiscalía de Justicia y Paz
a mediados de febrero de 2010
.

‘Don Mario’, quien fue jefe de finanzas del Bloque Centauros y lugarteniente de Miguel Arroyave, jefe de ese grupo paramilitar que delinquió en
los Llanos Orientales, dijo en una versión libre que Montoya recibió 1.500 millones de pesos como retribución por el apoyo que les brindó para enfrentar al grupo paramilitar
de alias ‘Martín Llanos’.

El abogado Andrés Garzón, que representa al general (r) Mario Montoya, tras terminar la diligencia de versión libre, le dijo al diario El Espectador que el oficial nunca recibió dinero de grupos paramilitares ni narcotraficantes.

“No existe ningún sustento probatorio en las declaraciones de ‘Don Mario’. Los apartamentos y las propiedades que tiene el general son de acorde con 40 años de carrera”, señaló Garzón. Además, el defensor dijo que «existía una imposibilidad física de colaborar con los paramilitares estando a 1.500 kilómetros de distancia de ellos”, porque Montoya se encontraba en la Costa Caribe y no en los Llanos Orientales.

Entre 2003 y 2004 los paramilitares de Arroyave, que
respondían a las órdenes de los hermanos Castaño, y el grupo de ‘Martín Llanos’,
conocido como Los Buitrago o las Autodefensas Campesinas de Casanare, se enfrentaron
en una guerra fratricida por control territorial y dejaron por lo menos mil víctimas.

Según ‘Don Mario’, el apoyo del Ejército fue clave para que el Bloque Centauros ganara la guerra contra los
Buitrago. (Ver artículo: Así fue la guerra entre ‘Martín Llanos’ y Miguel Arroyave).

De acuerdo con el testimonio del ex jefe paramilitar, el primer soborno lo hizo Yesid
Nieto, esmeraldero y narcotraficante colaborador de las autodefensas, quien
presuntamente fue el puente con el general Montoya. A través de Nieto,
asesinado en Guatemala en 2007, el Bloque Centauros supuestamente le giró 500
millones al alto oficial en 2004.

Después, el general (r) Montoya supuestamente recibió 1.000 millones de pesos más por medio de José Gustavo Arroyave, alias ‘Andrés’, hermano de Miguel Arroyave que fue asesinado en Medellín en 2008.

En su declaración ante la Fiscalía, el ex jefe paramilitar también mencionó
que Miguel Arroyave le regaló un apartamento de 400 millones de pesos en Bogotá
al general Mario Montoya.

Hace dos años, cuando se conoció el testimonio de ‘Don Mario’, el ex
comandante del Ejército, que fungía como embajador de Colombia en República
Dominica, negó los señalamientos que hizo el ex jefe paramilitar.

En un comunicado Montoya explicó que durante los años 2002 y 2003 desempeñó
el cargo de comandante de la IV Brigada del Ejército, con sede en Medellín y
con jurisdicción en el departamento de Antioquia. Así mismo, destacó que en el
año 2004 se desempeñó como comandante del Comando Conjunto No. 1 del Caribe,
con sede en Santa Marta.

“Estas dos jurisdicciones son muy distantes de los departamentos de Casanare y
Meta con los cuales me intentan relacionar”, concluyó el oficial.

En febrero de 2010, las declaraciones de ‘Don Mario’ fueron el tercer
señalamiento que se presentó en diferentes procesos contra del general (r)
Montoya, por presuntos vínculos con grupos paramilitares.

El día cinco de ese mes, durante el juicio a varios militares por la masacre
de San José de Apartado, algunos altos mandos del Ejército dijeron que el
general (r) Montoya ordenó llevar guías paramilitares. (Ver artículo: Llevar guías ‘paras’ fue práctica recurrente de la
Brigada XVII en Urabá
).

Otro ex paramilitar que mencionó la supuesta colaboración del General (r) con
las Auc fue el desmovilizado Libardo Duarte, alias ‘Bam-Bam’.
El
11 de febrero
ante la Corte Suprema de Justicia, ese ex jefe paramilitar
del Bloque
Metro
de las Auc, dijo que Montoya colaboró con ese grupo que delinquió en
Antioquia.

«Yo lo dije y ahí está en los CD. Denuncié al general Montoya, denuncié
al coronel Quintero, denuncié al general Pedraza, denuncié a fiscales de la
Nación de aquí de Bogotá», aseguró ‘Bam Bam’.

Señalamientos de jefes paramilitares de Antioquia

En versiones libres ante la Fiscalía de Justicia y Paz, los desmovilizados Diego Fernando Murillo Bejarano, alias ‘Don Berna’, y Juan Carlos Sierra, alias ‘El Tuso’, dieron declaraciones sobre otros supuestos vínculos de Mario Montoya con las Auc.

Alias ‘Don Berna’, en versión libre rendida el 23 de junio de 2009 desde una
cárcel de Estados Unidos, aseveró que la llamada Operación
Orión
, a través de la cual el gobierno recuperó la comuna 13 de Medellín,
fue realizada de manera coordinada entre tropas del Ejército, la Policía y el Bloque Cacique
Nutibara
(Bcn).

“Las Autodefensas del Bcn fueron al área de la comuna 13 como parte de una
alianza con la IV Brigada del Ejército, incluyendo al comandante, general Mario
Montoya, y el general de la Policía Nacional Leonardo Gallego”, dijo en esa
ocasión y precisó que el hombre encargado de esa coordinación, y quien actuaba en
su nombre, fue Elkin de Jesús Loaiza, conocido con el alias de ‘El Negro’,
quien fue asesinado en septiembre de 2008 en Medellín.

“Reitero la participación de miembros de la fuerza pública, en el caso
particular de los generales Montoya y Gallego”, reiteró el ex jefe paramilitar
y confeso narcotraficante y explicó que ese operativo fue preparado con varios
meses de anticipación.

Una vez el Estado retomó el control de la comuna 13, de donde fueron sacados
reductos milicianos de las Farc, el Eln y los Comandos Armados del Pueblo
(Cap), alias ‘Don Berna’ indicó que las relaciones del Bloque Cacique Nutibara
con la Fuerza Pública “continuaron hasta que el Cacique se desmovilizó el 25 de
noviembrede 2003 en Medellín”.

Por esa operación de la Fuerza Públicay las declaraciones del extraditado jefe paramilitar, el general (r) Montoya rindió versión libre ante un fiscal delegado de la Corte Suprema de Justicia el pasado 19 de diciembre.

En octubre de 2010, se conoció la versión libre que Juan Carlos Sierra,
alias ‘El Tuso’, extraditado a Estados Unidos por cargos de narcotráfico, según
la cual el general (r) Mario Montoya “estaba
en la nómina” de la llamada ‘Oficina de Envigado’
, una empresa criminal
liderada por alias ‘Don Berna’, que sirvió de base para la creación de los
bloques Cacique
Nutibara
y Héroes de
Granada de las Auc.

Montoya también fue señalado por el desmovilizado conocido con el alias de ‘Diomedes’ en una diligencia de versión libre rendida ante un fiscal de la Unidad de Justicia y Paz en 2008 en Medellín. Según esta versión, el entonces oficial del Ejército le entregó personalmente en abril del 2002 siete fusiles y una camioneta como regalo para el entonces comandante del Bloque Metro de las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá (Accu).

Lo dicho por alias ‘Diomedes’ fue corroborado por otro ex paramilitar, Libardo Duarte, alias ‘Bam-Bam’, ante la Corte Suprema de Justicia en febrero de 2010, cuando pidió que no lo excluyeran de Justicia y Paz y habló sobre supuestos vínculos de otros funcionarios estatales con el desaparecido Bloque Metro.

Todos los señalamientos han sido realizados por delincuentes confesos y no
prueban la culpabilidad del general (r) Montoya. No obstante, la coincidencia
de tan diversos relatos de paramilitares que estuvieron en distintos lugares
del país sí pone a la justicia en la obligación de investigar para comprobar si
son o no veraces.