El fin de las Autodefensas de Santander

El 11 de noviembre de 1999, 18 meses después de la masacre de Barrancabermeja, Guillermo Cristancho Acosta, conocido como ‘Camilo Morantes’, máximo jefe de las Autodefensas Unidas de Santander y sur de Cesar, fue asesinado a tiros por uno de sus hombres de confianza, quien hacía poco se había unido al grupo de Carlos Castaño.

Ese día, Castaño le puso una cita a Morantes donde le entregaría armamento. Era una emboscada. La orden la recibió ‘Julián Bolívar’ y la ejecutaron sus hombres en una zona rural del sur de Bolívar.


Sin embargo, su cuerpo apareció incinerado en Santander al lado de unas camionetas.


El día se su muerte las Ausac desaparecieron.


En los meses siguientes fue asesinado su hombre de confianza y jefe militar alias ‘William’, también por hombres del Bloque Central Bolívar.


El Bcb en Santander
Al día siguiente que mataron a ‘Camilo’, ‘Julian Bolívar’, comandante militar del Bcb, envió al segundo de su ala, ‘Gustavo Alarcón’ a recuperar buena parte del Magdalena Medio santandereano, quien luego entregó el territorio al comandante ‘Charly’.


A finales de 2001 llega ‘Felipe Candado’ a comandar la zona, estableciéndose en San Rafael de Lebrija en Santander, el mismo lugar donde vivió ‘Camilo’. Allí creó el frente Walter Sánchez.


‘Candado’ entregó el mando en 2003 para ir a Ocaña, donde murió en un accidente de tránsito. Su reemplazo fue Oscar Leonardo Montealegre alias ‘Piraña’, un joven de 20 años que rápidamente se convirtió en el comandante militar de varios frentes del Bcb.


Hoy está recluido en la cárcel Modelo de Bucaramanga y es postulado a Justicia y Paz.