VerdadAbierta.com en la Feria Internacional del Libro de Bogotá

Este sábado presentamos dos libros que recogen 24 historias de resistencia de víctimas del conflicto armado. Son diversos relatos de memoria a lo largo y ancho del país, cuya sociedad suele olvidar con facilidad los dramas que genera la guerra.

Con un conversatorio en la Sala Madre Josefina del Castillo de Corferias, ubicada en la Carrea 40 # 22C-67 de Bogotá, expusimos los libros La vida por la Justicia y Víctimas pero no por siempre. Ambos documentos fueron publicados con el apoyo de la organización no gubernamental Oxfam Colombia, bajo el sello editorial de Íconolibros va filbo

El primer texto recoge 12 relatos de funcionarios judiciales y ambientalistas que incluso llegaron a ofrendar sus vidas para evitar que reinara la impunidad en medio del conflicto armado. Para su elaboración, el equipo periodístico de VerdadAbierta.com viajó a las regiones, entrevistó a los familiares de las víctimas, habló con los sobrevivientes y escarbó en archivos judiciales.

El segundo, Víctimas pero no por siempre, es un libro recopilatorio en el que se presentan 12 reportajes que fueron publicados en el día a día de esta redacción. En éste, también se encuentran historias del periodista vasco Ander Izaguirre y de la periodista española Esther Rebollo.

El conversatorio fue moderado por Alejandro Matos, director asociado de Oxfam Intermón, y en él participarán Juan Diego Restrepo, actual director de VerdadAbierta.com e investigador del conflicto armado; María Stella Jara, juez de la República que condenó al coronel (r) Alfonso Plazas Vega por los hechos de la retoma del Palacio de Justicia (aunque posteriormente fue absuelto por la Corte Suprema de Justicia), quien sufrió diferentes presiones durante el juicio; y Luz Marina Bernal, de las Madres de Soacha, cuyos hijos fueron ejecutados extraoficialmente por miembros del Ejército y presentados como supuestos guerrilleros muertos en combate.

A continuación presentamos los prólogos de ambos textos:

La vida por la Justicia

libro 1.Suena cliché parafrasear el famoso poema de Bertolt Brecht en el que evoca a los hombres (y mujeres) que luchan toda la vida, a los que califica de indispensables. Pero leyendo cada una de estas historias de funcionarios públicos, casi todos ellos del sector justicia. Hombres y mujeres que sabían que sus vidas, su integridad, su prestigio o su libertad estaban en juego, y que aún así actuaron de acuerdo a sus conciencias. Muchos de ellos fueron asesinados; otros han tenido que pagar con su tranquilidad física y psicológica su apego al Estado de Derecho. Otros han quedado solos y desprotegidos. Pero son ellos, quienes han permitido que en una guerra de tantos años, el país no colapse, y las instituciones mantengan algo de dignidad.

Cuando Oxfam le propuso a Verdad Abierta este libro sobre aquellos héroes anónimos que han defendido los principios de la justicia, no tuvimos duda de que sería una oportunidad para contar por lo menos una docena de historias que no pueden sucumbir al olvido, porque son verdaderos ejemplos de ciudadanía, de ética, de valores democráticos. Historias que con frecuencia son ignoradas por el periodismo pero que son clave para entender que no todo ha sido corrupción y violencia. Que en medio de mucha desidia hay no doce, sino miles de funcionarios que hacen su trabajo con riguroso compromiso, enfrentados con frecuencia a factores adversos, muchos de los cuales provienen de sus propias instituciones.

Estas doce historias pretenden mostrar solo un poco de esa realidad, que es clave para la reconciliación. Porque la paz requiere de instituciones confiables y fuertes, y estas no se decretan ni se construyen de un día para otro. Las instituciones no son entes abstractos sino que en buena medida dependen de los seres humanos que las conducen, que las encarnan, y que harán de ellas o bien instrumentos para el bien común, o feudos para los intereses personales de todas las layas.

También demuestran que hay con quien construir un nuevo país, y unas instituciones dignas. Que hay personas a lo largo de nuestra geografía que creen en la justicia, y que se han inmolado por ella. Desde jueces y fiscales, pasando por personeros, notarios, guardabosques. Personas que tienen vidas, historias personales, y que un día antepusieron todo lo propio por la defensa del interés colectivo. Son gentes que han luchado hasta el final, y que nos han legado valores a los que tendremos que apelar para reconstruir una nación gravemente deteriorada por la violencia.

Este ha sido también un ejercicio de memoria, que permite destacar no solo a individuos sino entender los contextos en los que éstos se han movido. La lectura global permite ver la oscuridad de las últimas dos décadas, las fracturas del país. Muchos de los personajes que hay en este libro evitaron un colapso mayor.

Agradezco a Oxfam, y sobre todo al equipo de Verdad Abierta y colaboradores, por laprofundidad y sensibilidad con la que se realizó cada una de estas historias que, espero, hagan reflexionar a los lectores.

Marta Ruiz
Directora de Verdad Abierta

Víctimas pero no por siempre

libro 2.Este libro se comenzó a escribir hace muchos años cuando Oxfam Intermón decidió apoyar a víctimas del conflicto armado que, a pesar de las agresiones y violaciones sufridas, hubiesen tomado la decisión de exigir la garantía de sus derechos y de los derechos de otras víctimas, liderando procesos en los que la ciudadanía fuese la bandera y la razón de ser de su participación política y social.

A fines de 2013 el periodista vasco Ander Izagirre visitó Colombia invitado por Oxfam Intermón con el fin de narrar la lucha de mujeres víctimas de violencia sexual para que su crimen no quedase en la impunidad. También en esta visita Ander entrevistó a algunas Madres de Soacha, en concreto a doña Luz Marina Bernal y a doña María Sanabria, y conoció su compromiso por la justicia, la dignidad y un país mejor. Los reportajes  fueron publicados con mucho éxito en la revista Jot Down y en el periódico El País, respectivamente.

Todos sabemos que internet es una especie de insaciable barriga de la ballena del profeta Jonás que todo lo traga… y la inmensa mayoría queda en la oscuridad perpetua. En un acto de memoria deseábamos que estas historias memorables no quedasen en el olvido de una improbable búsqueda en Google, sino que adquiriesen forma de libro.

Por eso le preguntamos a Marta Ruiz, directora de Verdad Abierta, qué historias admirables de víctimas, que sirviesen de ejemplo para el resto de la ciudadanía, tenían en la barriga de la ballena de Jonás de su portal. Verdad Abierta seleccionó los mejores reportajes para este libro.

Esther Rebollo, directora de la agencia EFE en Colombia, aportó el gran relato de los pequeños cultivadores de coca que buscan un mejor y distinto futuro para sus vidas y sus familias, lejos de la violencia y el conflicto.

En estos reportajes quisimos aprovechar la ventaja que da internet: el espacio. El gran reportaje ha sido una de las principales víctimas de la publicidad en la prensa escrita: había que recortar las historias para dejar lugar a los anuncios. Internet, que no ofrece competencias de esa clase, ha significado la posibilidad de recuperar el gran reportaje, más interesado en atinar con las palabras adecuadas que con el número de las mismas.

Las historias de vida de las víctimas, el relato de sus luchas, exigían espacio y libertad narrativa. Los periodistas han sabido aprovechar esta oportunidad y queda reflejado de modo excelente en estas páginas.

Quisiera agradecer a la Unión Europea el apoyo invaluable para que estas ideas cristalizasen en este libro. La memoria es quizá la herramienta más poderosa para posibilitar una paz duradera y estable, y junto con la justicia es la mejor y mayor garantía de no repetición. El objetivo de la recopilación de estos grandes reportajes es fomentar la memoria como un ejercicio de paz, verdad y libertad desde el punto de vista de los que más sufrieron en este conflicto. Un objetivo muy diferente al habitual sometimiento de la memoria a las manipulaciones políticas bajo el rótulo de «la reconciliación».

Esperamos que a partir de la lectura de estas historias de vidas todos contribuyamos para que las víctimas no lo sean por siempre y obtengan el reconocimiento que se merecen y que les debemos.

Alejandro Matos
Director de Oxfam Intermón en Colombia