Negociación y desmovilización con grupos armados (M-19, Epl, Prt, Maql y Crs)

Los procesos de paz comprendidos entre 1990 y 1991 fueron logrados en un periodo de compleja transición entre los gobiernos de Belisario Betancur, Virgilio Barco Vargas y César Gaviria Trujillo.
rafaelpardoycarlospizarro300
Rafael Pardo y Carlos Pizarro, en las conversaciones del gobierno Gaviria y el M19. Foto Semana  

Las treguas establecidas desde Betancur pendían de un hilo luego de varios intentos fallidos que no permitieron una salida política negociada al conflicto. Poco antes de la salida del presidente Betancur de la Casa de Nariño, el M-19 se tomó el Palacio de Justicia (6 de noviembre de 85) y un año después comenzó la persecución y el aniquilamiento a La Unión Patriótica, partido político que había nacido de los acuerdos de La Uribe con las Farc.

Como respuesta, el recrudecimiento de la acción guerrillera no se hizo esperar  poniendo a prueba la capacidad de respuesta y negociación del Estado. La antigua Coordinadora Nacional Guerrillera, donde militaban el M-19, el Epl y el Maql, sumaron sus fuerzas con las Farc y el Eln dando origen a la Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar (CGSB).

Con ese escenario de crisis y desconfianza hacia la paz, Barco inauguró su gobierno con la decisión de no continuar con las Comisiones de Buena Voluntad creadas por Betancur e impulsó su política de Reconciliación, Normalización y Rehabilitación personificada inicialmente en Carlos Ossa Escobar (agosto de 1986 – diciembre de 1987) y posteriormente en Rafael Pardo (diciembre 1987 – agosto de 1990).
Apoyado en ese equipo, en los ministerios y en coordinación con su Plan Nacional De Rehabilitación (PNR) el gobierno apuntaba a consolidar nuevos procesos de negociación y búsqueda de paz con los grupos armados ilegales que irrumpían en el campo y en las ciudades.  

Una particular manifestación de estas labores fue la Iniciativa para la Paz promulgada en 1988, que incluyó no sólo el acercamiento con los grupos armados, sino también la reforma integral de la constitución de 1886.

Los grupos que aceptaron participar en esta negociación fueron el M-19, el Epl, el Prt, el Quintín Lame y la Corriente de Renovación Socialista, un grupo disidente del Eln.

La primera desmovilización que se dio con éxito fue la del M-19 en marzo de 1990, con la que se permitió su incursión legítima en la política nacional,  y se dio pie a un ambiente favorable para la posterior desmovilización del Epl, el Prt y el Quintín Lame.

Sin embargo otra suerte corrió el proceso con las Farc y el Eln que se rompió luego de que esas guerrillasirrumpieran con violencia sobre dos poblaciones en Antioquia y que, en retaliación, el gobierno ejecutara la Operación Casa Verde bombardeando el lugar de asentamiento del Secretariado de las FARC en La Uribe (Meta).
La Constitución del 91 permitió, por primera vez en la historia política del país, que antiguos guerrilleros y políticos de los partidos tradicionales elaboraran una carta política pluralista y garantista.