¡Líderes y lideresas sociales, no están solos!

Así transcurrió la velatón en las tres principales capitales de Colombia, convocada por la ciudadanía para repudiar y exigir que cese la violencia contra los líderes sociales y defensores de derechos humanos. En los 18 días siguientes a las elecciones presidenciales entre 15 y 22  de ellos fueron asesinados.

Anoche quedó demostrado que hay un gran sector del país, cada vez más amplio y diverso, está dispuesto a salir a las calles a defender la vida de quienes trabajan por sus comunidades. En decenas de ciudades del país y en otras tantas en el mundo, colombianos y extranjeros se concentraron en las principales plazas a expresar su voz de rechazo por la intimidación y el asesinato de líderes, lideresas y autoridades étnicas en el país, recrudecidos en las últimas semanas. (Leer más en: Asesinatos de líderes sociales: una crisis humanitaria)

A los llamados de justicia, de advertencia de que los están desterrando de sus regiones y asesinando, las voces en coro gritaban “¡No están solos!, ¡no están solos¡”, una manera de respaldar a todos aquellos, hombres y mujeres, que tienen como causa de vida defender los derechos de la población más vulnerable.

Miles de velas encendidas y un sobrecogedor minuto de silencio por quienes ya no están expresaron el dolor que está sintiendo buena parte de la sociedad por unos hechos dramáticos que no se compaginan con la búsqueda de la paz en la que muchos creyeron y que está costando vidas. Anoche quedó en evidencia esta trise paradoja nacional.