La mitad de los habitantes del Putumayo son víctimas del conflicto armado

Se estima que 152.442 personas han resultado afectadas por la confrontación armada.

Por Germán Arenas Usme
Mocoa

dlr-victimas-putumayo-1Rodrigo Martínez, víctima de Orito. Foto: Germán Arenas Usme.

De acuerdo con cifras de la Secretaría de Gobierno de Putumayo, la confrontación armada en este departamento ha dejado por lo menos 152.442 víctimas desde 1995, lo que equivale al 43% de la población, estimada en cerca de 350 mil personas.

Según la Red Nacional de Información, en los 13 municipios de este departamento se registran víctimas, siendo el fenómeno del desplazamiento el de mayor incidencia con un total de 115.338 personas afectadas; le sigue el homicidio, con 23.533; amenazas, con, 4.701; desaparición forzada, con 4.363; combates y hostigamiento, con 1.795; por perdidas de bienes, con 914; secuestro, con 527; minas antipersonal y otros explosivos, con 327; delitos contra la libertad integral sexual, con 291; torturas, con 280; vinculación de niños, niñas y adolescentes, con 202; y abandono y despojo forzado de tierras, con 121.

Los municipios que más registran víctimas en su orden son: Mocoa (54.353); Puerto Asís (33.610); Valle del Guamuéz (13.773); Orito (11.018); Villagarzón (7.442); Leguizamo (7.034); San Miguel (6.644); Sibundoy (5.529); Puerto Caicedo (4.310); Puerto Guzmán (3.924); Santiago (1.685); San Francisco (1.599); y Colón (1.471)

Ayudas
dlr-victimas-putumayo-1Edision Fuertes, víctima de Puerto Guzmán. Foto: Germán Arenas Usme.

Según informó el secretario de Gobierno departamental, David Ureña, desde 2006 se viene trabajando con las víctimas del conflicto armado. Inicialmente se le ha dado ayuda a la población desplazada bajo las normas de la Ley 387, pero en el año 2.012 con la entrada en vigencia de la Ley 1448 se fortaleció un equipo de funcionarios que atiende a los afectados.

“Los retos que se ha impuesto la administración municipal para atender a la población víctima del conflicto armado es buscar la paz pero con salud, educación, con vías, con proyectos productivos que beneficien a esta población tanto en el sector urbano como rural”, asegura Ureña, para lo cual es necesario, según este funcionario, “articular todas las instituciones estatales en un engranaje coordinado desde de la gobernación”.

Abandono
dlr-victimas-putumayo-1Fernando Arbeláez, víctima de Mocoa. Foto: Germán Arenas Usme.

En contraste, varias de las victimas coincidieron en señalar que a muchas de ellas se les ha dejado a su suerte y en un total abandono, pues las ayudas de las que habla el funcionario no les llegan.

María Eugenia Chávez, coordinadora municipal de víctimas en Mocoa, recalcó que a pesar de los esfuerzos de algunas administraciones municipales, éstas no han podido solucionar el problema de vivienda para los desplazados, una de sus necesidades más apremiantes.

Fernando Arbeláez, quien piso una mina antipersona y perdió sus dos piernas el 31 de mayo del 2010, explico que el Estado, hasta el día de hoy, no le ha entregado ningún tipo de ayuda, ni económica ni material. La única entidad que se preocupó de su situación fue el Comité Internacional de la Cruz Roja, que le gestionó y entregó dos prótesis.

Rodrigo Moreno, un hombre que en el año de 1.987 perdió sus dos manos al manipular un explosivo dejado al parecer por la guerrilla de las Farc en la vereda Burdines jurisdicción de Orito, relata que él nunca fue incluido en la base de datos de víctimas y, por lo tanto, no recibe ningún tipo de ayuda a pesar de sus reclamaciones.

Pero la más dura crítica la hizo el representante a la Cámara Orlando Guerra de la Rosa, quien indicó que la Unidad de Victimas en el Putumayo no ha sido efectiva en ninguno de los municipios y que son muchas las quejas que a diario recibe de las víctimas por la falta de atención a sus reclamos. “Para mi esta Unidad es un fracaso y, además, que existe mucha burocracia”, concluyó el congresista.