Inhabilitan a ex congresista Luis F. Almario por nexos con ‘paras’

La Procuraduría destituyó e inhabilitó por 15 años al ex representante por Caquetá, Luis F. Almario, quien presuntamente se alió con los paramilitares para beneficiarse política y electoralmente.

  
El ex representante a la Cámara por Caquetá, Luis Fernando Almario también ha sido señalado de tener relaciones con narcotraficantes y guerrilleros. Foto: Archivo Semana

La decisión de la Procuraduría General de la Nación en contra del ex representante a la Cámara por Caquetá, Luis Fernando Almario, se da dos meses después de que la Corte Suprema de Justicia ratificó su captura por sus vínculos con paramilitares del Bloque Central Bolívar, Bcb, con quienes presuntamente se alió para llegar al Congreso en 2002.

Las pruebas con las que la Procuraduría inhabilitó a Almario por 15 años para ejercer cargos público, vinculan al político con el frente Héroes de los Andaquíes del Bcb, grupo que le habría dado su respaldo político y financiero para alcanzar una curul en el Congreso para el periodo 2002 – 2006.

Según la información de la Procuraduría, Almario, quien se encuentra preso desde julio de este año en la cárcel La Picota de Bogotá, se reunió en varias ocasiones con el ex paramilitar Carlos Fernando Mateus, alias ‘Paquita’, encargado de las finanzas del Frente Héroes de los Andaquíes, con quien coordinó el apoyó que recibiría del grupo de autodefensas.

En entrevista con VerdadAbierta.com, alias ‘Paquita’, principal testigo para la Corte Suprema y para la Procuraduría en el proceso en contra de Almario, afirmó que Luis Fernando Almario recibió el apoyo político, electoral y militar del Bloque Andaquíes que estaba a cargo del ex jefe paramilitar y  narcotraficante Carlos Mario Jiménez, alias ‘Macaco’, con quien supuestamente Almario se reunió en varias ocasiones.

Alias ‘Paquita’ aseguró también que el ex congresista Luis Fernando Almario y su ahijado político, el ex gobernador Juan Carlos Claros, necesitaban apoyo financiero y que por esto el grupo paramilitar los contactó con un narcotraficante de la zona.

Además de alias ‘Paquita’, otros desmovilizados como José Germán Senna alias ‘Nico’, quien fuera jefe político de los Andaquíes, han asegurado que Almario y sus ahijados políticos se comprometieron a entregar parte del presupuesto público de las gobernaciones y alcaldías a cambio del respaldo de las autodefensas en las elecciones.

“Almario necesitaba tener el caudal político y ganar zonas que tradicionalmente no eran de él”, aseguró alias ‘Paquita’ a VerdadAbierta.com en febrero de 2012. El ex paramilitar agregó que el ex congresista se reunió varias veces con integrantes del grupo paramilitar para informarles a quién debían apoyar y a quién no. (Ver entrevista completa con Carlos Fernando Mateus, alias ‘Paquita’)

Almario ya había sido vinculado con otros grupo ilegal en 2008, cuando la Procuraduría formuló cargos en su contra por encontrarse relacionado con el asesinato  del representante a la Cámara por Caquetá, Diego Turbay Cote, su madre, quienes fueron acribillados por guerrilleros de las Farc. Varios testigos señalaron a Almario de haberse reunido con subversivos para planear el homicidio.

Entre ‘paras’ y narcotraficantes

Según alias ‘Paquita’, el ex semandor Almario solicitó la colaboración de las autodefensas del Frente Andaquíes para su campaña al congreso y para la del entonces candidato a la gobernación del Caquetá, Juan Carlos Claros, a quien la Procuraduría le formuló pliego de cargos por sus presuntos nexos con los paramilitares.

«Como yo era el encargado de las ‘finanzas’ del bloque, antes de realizar algún movimiento de dinero debía consultarle a su jefe de zona, alias ‘28’. El patrón me dijo: “Apóyelo con el tema de seguridad pero no en lo financiero porque nosotros no estamos para dar ni para interferir en política”, relató alias ‘Paquita’ a VerdadAbierta.com.

Con esta orden alias ‘Paquita’ aseguró haberle conseguido un carro blindado y escoltas a Claro Pinzón y además haber hecho un puente con Wálter Velásquez alias ‘Chiqui’, un narcotraficante que lo apoyó con plata para la campaña.

De acuerdo con la versión de otro jefe paramilitar, cuyo nombre se reserva por razones de seguridad, Almario se reunió con alias ‘Chiqui’ en un apartamento en Bogotá donde se pactó la colaboración que los paramilitares presuntamente entregaron a su “ahijado” político, Juan Carlos Claros, para las elecciones a la gobernación de Caquetá.

Este financiamiento se acordó también con alias ‘Macaco’, quien presuntamente le ordenó a alias ‘Chiqui’ entregar $20 millones de pesos para apoyar la campaña de Claros y se comprometió a intimidar a la población del departamento para que votara por él.

Según los jefes paramilitares la presión se hizo más fuerte en el municipio de Morelia, también en veredas como La Liberia, Fuente Hermosa, PuertoMéxico, y la Rochela en el corregimiento de Bolivia donde Luis Francisco Cuéllar, candidato opositor de Claros para las elecciones, tenía gran acogida. (Luis Francisco Cuéllar fue asesinado por las Farc en 2005, siendo gobernador de Caquetá).

Los nexos con las Farc

En junio de 2011 la Procuraduría General de la Nación formuló pliego de cargos al ex representante  Luis Fernando Almario por sus presuntos vínculos con las Farc y su responsabilidad en los asesinatos del representante a la Cámara Diego Turbay Cote, su madre y cuatro personas, hecho que ocurrió en el 2000 y que fue atribuido a la guerrilla de las Farc.

Fernando Bahamón, ex jefe de seguridad de la columna Teófilo Forero de las Farc, aseguró que fue testigo, en la época de la zona de distensión en el Caguán, de una reunión entre Almario y Joaquín Gómez, jefe del Bloque Oriental, Fabián Ramírez, jefe del frente 14, y Hernán Darío Velásquez Saldarriaga, alias ‘Óscar’ o ‘El paisa’, jefe de la Teófilo Forero. El objetivo de este encuentro era planear una “alianza política y económica” con la idea de hacer más fuerte la influencia de las Farc en el Caquetá. Según Bahamón, la consolidación de esa alianza tenía en cuenta el asesinato de los Turbay, quienes habían sido señalados por Almario como complices de los paramilitares.

Almario había sido capturado en febrero de 2008 por orden de un fiscal de Derechos Humanos que lo vinculaba con las Farc como presunto autor intelectual de estos asesinatos que ocurrieron el 29 de diciembre del 2000. El crimen ocurrió en la vía que conduce de Florencia a San Vicente del Cagúan (Caquetá).

Durante la investigación, Almario renunció a su fuero parlamentario por lo que el caso pasó de manos de la Corte Suprema a instancias de un juzgado especializado de Bogotá. En octubre de 2008, un fiscal delegado ante la Corte Suprema dictó resolución de acusación contra el político como responsable del delito de homicidio.

Por este proceso Luis Fernando Almario recobró su libertad en mayo de 2009 después de que el juez especializado de Bogotá, Carlos Enrique Tobón, ordenó su libertad por considerar que se vulneró su derecho al debido proceso. El juez decidió que el expediente de Almario se devolviera a la fase de instrucción pero el proceso sigue vigente.