Concesión del parque Tayrona bajo sospecha

En versión libre José Gélvez Albarracín, exjefe político del Resistencia Tayrona, dijo que los paramilitares participaron en la unión temporal con Aviatur que se ganó la concesión del Parque Tayrona. Jean Claude Bessudo desmiente al desmovilizado.
Jean Claude Bessudo, presidente de Aviatur. Foto Semana

El 31 de enero del año 2004 los paramilitares asesinaron a Marta Hernández Turriago, la directora del Parque Tayrona, porque, según lo han reconocido ya varios postulados ante Justicia y Paz, ella no aceptaba entregarles un porcentaje de lo recaudado por concepto de la venta de  boletas y había denunciado ante las autoridades que los paramilitares sacaban drogas utilizando rutas dentro del parque. Esa denuncia había dado lugar a que la policía antinarcóticos ejerciera más vigilancia y control.

Quince meses después, el 4 de julio de 2005, el Gobierno Nacional entregó en concesión el parque a una Unión Temporal Parque Tayrona conformada por la prestigiosa agencia de viajes Aviatur, la Cámara de Comercio de Santa Marta y Alnuva, una agencia de viajes y turismo de Santa Marta. Esa es la historia documentada formalmente, la que está en el papel.

Sin embargo y de acuerdo con lo expresado por Gelvez Albarracín, alias ‘El canoso’, ante la fiscal 9ª, Zeneida López Cuadrado, existiría una historia distinta, según la cual los paramilitares habrían utilizado la firma samaria Alnuva, aprovechando su razón social y buen nombre, para participar en la licitación.

Según el paramilitar, el negocio comenzó luego de una reunión entre él y Héctor Ignacio Rodríguez, alias ‘Nacho’, para incursionar en ese negocio con el apoyo financiero de la organización armada ilegal, aprovechando la influencia que ambos ejercían sobre los comandantes del Bloque Resistencia Tayrona (BRT) Hernán Giraldo y su sobrino Nodier, el encargado de las finanzas. Mientras ‘el Canoso’ era el jefe político del BRT, ‘Nacho’ Rodríguez había sido elegido con el apoyo de los paramilitares concejal de Santa Marta.

Rodríguez posteriormente fue extraditado, cumplió tres años de prisión en Estados Unidos y desde el año pasado se encuentra en Santa Marta.

Alias ‘El Canoso’ y el exconcejal Rodríguez acordaron, según la versión de Gelvez, que ellos no eran los indicados para presentarse a licitar, por lo que decidieron buscar el apoyo del gobernador Trino Luna Correa. A Luna Correa le sonó el proyecto, tanto así, que en un consejo comunitario con el presidente Uribe, le pidió al presidente que a la hora de otorgar nuevas concesiones en Santa Marta, y en ellas se tuviera en cuenta a los empresarios locales y regionales porque hasta todas se las había adjudicado a firmas del interior.

La labor de Luna consistiría en tocar puertas en Bogotá. Entre los tres, Trino Luna, Gelvez y ‘Nacho’, buscaron una cara conocida y le propusieron, por sugerencia de Rodríguez, una alianza a Elías George González, representante legal y socio de Alnuva, así como representante comercial de una empresa de telefonía móvil y de una aerolínea, para que la inversión no corriera riesgo. Es decir, George tenía una tradición reconocida en el sector en Santa Marta y era amigo de ‘Nacho’ Rodríguez, quien es hijo de un importante empresario del sector portuario y agrícola del Magdalena.

El grupo, según lo que dijo ‘El Canoso’, acordó una reunión en Bogotá con el presidente de Aviatur Jean Claude Bessudo, a comienzos de 2005 en las oficinas de laempresa en el Centro Andino. Cuando entraron a las oficinas del empresario en la que se encontraba uno de los hijos, éste, según Gelvez, los recibió y les dijo que acababa de terminar la grabación de un reality.

La comisión samaria le manifestó a Bessudo que ellos estaban interesados en la concesión del Parque Tayrona. El gobernador Trino Luna propuso que fueran socios a través de una empresa registrada de Elías George, Alnuva.

Lo que a ‘El Canoso’ le pareció una manera de romper el hielo, fue una pregunta que el presidente de Aviatur les hizo, cuando inquirió si entre los presentes se encontraba alguien que perteneciera a las Asociación de Usuarios Campesinos. Trino Luna, ‘Nacho’ Rodríguez y Elías George miraron a Gélvez, quien con el cruce de miradas entendió y contestó riendo: «Sí, sí hay alguien de la Auc; la gente de la región está presente, dijo ‘El Canoso’.

«Yo pienso, dijo Gelvez, que el señor Bessudo estaba preocupado por la muerte de la directora del Parque Marta Hernández Turriago», asesinada por las autodefensas el 30 de enero de 2004 y necesitaba entrar a la región con el apoyo de la comunidad.

Según la versión del exparamilitar, Bessudo les dijo que él necesitaba tener la mayoría accionaria, y acordaron que Aviatur tendría el 60 por ciento, el 1 por ciento a la Cámara de Comercio de Santa Marta y el 39 por ciento se repartiría entre Trino Luna, José Gélvez, Nacho Rodrígez y Nódier Giraldo, el sobrino de Hernán Giraldo encargado del manejo financiero del Bloque Resistencia Tayrona.

Concluida la reunión, el grupo de políticos y empresarios samarios se comprometió a conseguir 1.200 millones de pesos para la inversión requerida, que consistía en reconstruir los Ecohabs, unas cabañas que hay en el Parque. Cuando regresaron a Santa Marta, alias ‘El Canoso’ y Nacho Rodríguez se reunieron con el jefe financiero del resistencia Tayrona, Nodier Giraldo, en una cabaña del paramilitar en Buritaca, a quien le contaron en qué consistía y el monto de la inversión. Giraldo. Ghelvez se lo expuso como un negocio para el momento de entrar a la legalidad, para cuando se desmovilizaran.

A los pocos días ‘El Canoso’ y en cumplimiento del pacto con el señor Bessudo, habría entregado a Elías George 800 millones de pesos, quien a su vez  los entregó al presidente de Aviatur, de un total acordado de 1.200 millones de pesos. Pero cuando Gelvez y ‘Nacho’ fueron a rendirle cuentas a Jorge 40, éste cambió la composición accionaria y al parecer -mediante un documento privado-, se estableció que los socios en el 39% serían Jorge 40, Hernán Giraldo, Elías George, Nodier Giraldo. José Gelvez y Nacho  Rodríguez. Estaban dejando por fuera del negocio a Trino Luna, quien se enteró y puso el grito en el cielo y le dieron el 5%. La escritura se registró en Medellín y fue suscrita por Elías George y el exgerente de la IPS Tayrona, quien había sido ya testaferro de Hernán Giraldo, pero de quien Gelvez sólo recuerda que se llama Luis Fernando.

La Unión Temporal, según dice recordar Gelvez, alcanzó a dar utilidades el primer año por 1.300 millones de pesos por cuenta de la venta de boletas de ingreso al parque, dinero que fue reinvertido en el proyecto. La rendición de cuentas la habría hecho Elías George a ‘El Canoso’ en Barranquilla; ese día le dijo que estaba preocupado por la extradición de Hernán Giraldo. El mismo George  le dijo habría manifestado a Gelvez que empeñó una casa para invertirla en el proyecto, pero que esa plata no entró a las sociedad, sino que habría sido invertida en los otros negocios de George.

En 2007 la sociedad comenzó a tener problemas y con la extradición de Giraldo en el 2008 las cosas empeoraron. Después capturaron a Gelvez y perdió el contacto con sus antiguos socios, pues Trino Luna fue detenido por la parapolítica y ‘Nacho’, Jorge 40, Hernán y Nódier Giraldo extraditados a los Estados Unidos.

Estando preso José Gelvez intentó averiguar por sus acciones, pero Elías George le dijo que ya no había acciones, que los hijos de Hernán Hiraldo, Rubén y Eliecer habían vendido la participación a Trino en 1.200 millones de pesos. ‘El Canoso’ llamó a un abogado de los Giraldo, quien le habría contestado con improperios y le dijo que no se metiera en ese negocio. Por estar preguntando por sus acciones, Rubén Giraldo lo amenazó y ofrecieron 150 millones de pesos a un sicario de los rastrojos para que lo matara en la cárcel Modelo de Barranquilla.

Para poder entrar al parque tuvieron que expulsar a docenas de familias que desde hacía varios años se ganaban la vida como operadores turísticos, en transporte, restaurantes, venta de artesanías y como guías. Antes de la concesión el parque era controlado por el grupo de Hernán Giraldo y existía una línea imaginaria para que los indígenas bajaran desde sus territorios hasta el mar. Los sicarios de la urbana comenzaron a tocarles el hombro a los habitantes del parque para que se fueran si querían conservar sus vidas.

Bessudo desmiente a ‘El Canoso’
En diálogo con SEMANA Jean Claude Bessudo dijo que en su oficina tuvo una reunión con Elías George y Héctor ‘Nacho’ Rodríguez, a quien no conocía y quien en el transcurso de la reunión no habría pronunciado una sola palabra. Que él conoce al señor George, porque es un empresario del sector turístico que había sido alcalde de Santa Marta cuando Belisario Betancur fue presidente y a quien su agencia de viajes, Aviatur, suministraba tiquetes. Pero dijo que la reunión fue sólo con esas dos personas, que no recuerda que en su oficina hubieran estado también ‘El  Canoso’ y el gobernador Trino Luna.

También afirmó que la unión temporal se conformó acatando una sugerencia del expresidente Álvaro Uribe Vélez, en un consejo comunitario, en el que le pidió que tuviera en cuenta a los empresarios turísticos locales a la hora de participar en la licitación, en la cual sólo concursaron las firmas Aviatur y Alnuva. En otra reunión con Bessudo, Elías George les presentó a su hermana Mónica, empresaria dedicada al turismo en Cartagena, y a Kemel, profesor universitario, hermanos del exalcalde de Barranquilla Edgar George González (1996 – 1998). En esta reunión Bessudo afirma haberle preguntado a los hermanos George cuánto podía aportar, y ellos dijeron que lo correspondiente al 39 por ciento de un inversión que, según el Ministerio de Medio Ambiente sería de cinco millones de pesos.

Es decir, los hermanos George, socios de Alnuva deberían aportar una cantidad cercana a mil quinientos millones de pesos, pero según Bessudo lo único que pudieron aportar fueron 300 millones de pesos.

Ante esta situación, dice haberse visto obligado a realizar un préstamo por valor de dos mil millones de pesos a nombre de la Unión Temporal y con su firma, para no afectar lo participación accionaria. El préstamo fue para adecuar las cabañas. Bessudo rechazó haber tenido conocimiento de que en Alnuva hubiera socios distintos a los hermanos George González, que sólo los vio a ellos. También rechazó haber recibido 800 millones de pesos y que él dijo que entregaría el 10 por ciento de sus utilidades a la Cámara de Comercio de Santa Marta con fines de promoción y generación de empresas.

Al preguntarle sobre la afirmación de Gelvez según la cual, él, Bessudo, habría preguntado si en la reunión se encontraba presente un miembro de la Asociación de Usuarios Campesinos dando a entender con ello que se trataba de alguien de las autodefensas campesinas, cuyas siglas son similares, el empresario turístico la rechazó diciendo que difícilmente sabe qué existiera una asociación de usuarios campesinos.

En el año 2009 hubo un cambio en la composición accionaria pero no cambió el número de socios. Siguieron siendo los mismos, pero Alnuva pasó de tener el 39 por ciento, para tener el 1 por ciento. La explicación para que hubiera presentado, es que después de la extradición de ‘Nacho’ Rodríguez y de Giraldo, y de que a las oficinas de Bessudo llegara una carta suscrita por un tal Jorge 40 en la cual reclama unas acciones. Bessudo llamó a George y le preguntó qué de qué se trataba eso y le pedí que nos vendiera. Así fue como Aviatur compró el 38 por ciento de las acciones y dejó en poder de Alnuva el 1%, pagándole a los hermanos George cerca de mil millones de pesos, pues habían invertido 300 millones, más los intereses del capital, pues se trataba de un negocio de cuentas en participación.

La concesión
Fue otorgada el 4 de julio de 2005 por un periodo de 10 años. El parque tiene una extensión de 25.000 hectáreas, pero sólo mil pertenecerían a la Nación. Esta situación es la que ha dado lugar a uno de los conflictos más difíciles de resolver, pues para entrar al parque hay que pagar, y otra cantidad de habitantes fue expulsada por los paramilitares, a quienes obligaron a abandonar sus tierras sin que les pagaran. Por esta concesión el Parque recibirá 5.000 millones de pesos en diez años.

Con información de Semana