Avanzan las Asambleas Populares en el Catatumbo

La Asociación Campesina del Catatumbo (Ascamcat) está desarrollando una opción diferente para la región a través de las llamadas Asambleas Populares en las que la comunidad elige a sus candidatos a cargos de elección popular, quienes, a su vez, firman compromisos contra las prácticas corruptas.

Por Giovany Mejía Cantor

dlr-asambleas-populares-catatumboLabriegos que integran la Asociación Campesina del Catatumbo acuden a las urnas en desarrollo del proceso de Asambleas Populares para seleccionar candidatos a las corporaciones públicas de elección popular que particparán en las elecciones de octubre de este año. Foto: Giovanny Mejía Cantor.

Con miras a las elecciones de octubre de este año, en las que se eligen autoridades locales y regionales, un sector del campesinado del Catatumbo, en Norte de Santander, integrado a la Asociación Campesina del Catatumbo (Ascamcat), trabajan en la consolidación de las llamadas Asambleas Populares, a través de las cuales se postulan los candidatos a cargos populares, quienes se comprometen a cumplir con los criterios emanados de ese espacio de participación ciudadana.

El proceso comenzó el 29 y 30 de mayo en el municipio de San Calixto; luego se hizo en El Tarra el pasado 7 de junio y continuará en los municipios de Hacarí, el 12 y 13 de junio, y concluirá en Teorama el 19 y 20 de este mes.

A las actividades realizadas tanto en San Calixto como en El Tarra se calcula que asistieron por lo menos 2 mil campesinos, quienes participaron activamente en el proceso de selección y votación ratificando a sus candidatos populares a concejo, alcaldía, asamblea y gobernación.

Durante la primera sesión en San Calixto se presentaron 33 candidatos al concejo municipal surgidos de diferentes procesos comunitarios y sociales; también se postuló una candidatura a la Alcaldía; y otras dos con la misma esencia popular, una de ellas a la Gobernación y otra más a la Asamblea Departamental.

Estas Asambleas Populares se vienen preparando hace dos meses a través del Comité de Impulso de Asambleas, en el que se socializaron las reglas de juego con todos los candidatos que tienen aspiraciones políticas en sus municipios. Quienes deciden acogerse al mandato popular y participar en la asamblea firman los documentos y ratifican su compromiso durante la sesión de la asamblea.

Un amplio sector de campesinos del Catatumbo pretende escoger a través de esta estrategia personas que no sacrifiquen el futuro de la región. De acuerdo con Judit Maldonado, líder de esta región del país, con este proceso se recupera la idea “de que el pueblo es el que manda y los mandatarios son los que deben hacer el mandado, es decir, cumplir las órdenes que emite el pueblo”.

Ante la inquietud expresada por los pobladores del Catatumbo que participan en esta convocatoria sobre aquellos candidatos “que suelen interesarse por el pueblo cuando los necesitan para la votación pero luego dan la espalda a las comunidades que los eligieron, además de no tener idea de cómo se gobierna, quien tomas las decisiones ni cómo se maneja un presupuesto”, Maldonado explicó que decidieron plantear una figura de cogobierno. Para esto, en las Asambleas Populares se elige una Coordinadora Popular Municipal integrada por todas las organizaciones de cada municipio, las que junto con el alcalde elegido administrarán los destinos de la localidad. “Es decir va a haber un control y un equilibrio de poderes”, dice la líder.

Las Asambleas Populares son el resultado del mandato constituyente, definido por los impulsores de este proceso como el conjunto de decisiones y órdenes acogidas por el pueblo Cataumbero en desarrollo de una mesa de participación política en la que se identificaron “las formas corruptas y tradicionales de hacer política frente a las cuales se propusieron alternativas de solución”, precisó Maldonado.

Una de las prácticas que quieren erradicar es aquella en que los candidatos a puestos de elección popular son propuestos por Senadores y Representantes a la Cámara, así como por mandatarios de turno y grupos económicos. La idea, según cuenta Maldonado, esque los aspirantes “salgan de las entrañas del pueblo, siendo presentados y seleccionados de las bases sociales. Las Asambleas Populares se convierten así en el mecanismo para presentar esas candidaturas”.

La líder explicó que durante el ejercicio de participación política se  describió  una serie de prácticas corruptas “como trasteo y compra de votos, presiones, falsas promesas y dádivas”, las cuales no quieren que se apliquen en las candidaturas ni en las campañas populares del proceso electoral que se avecina, por lo que diseñaron un acuerdo contra la corrupción el cual debe ser suscrito y firmado por los candidatos populares, quienes deben, además, hacer una manifestación pública y un compromiso social para no admitir en sus campañas esas formas de hacer política.

Durante la Asamblea realizada en San Calixto se hizo un ejercicio pedagógico electoral que permitió evidenciar la apatía del pueblo catatumbero frente a los procesos electorales pasados, pero ahora, cuando se cuenta con niveles de conciencia y organización, se quiere incorporar a toda la comunidad a la dinámica administrativa de su municipio.  “Esta forma de hacer política está empezando a convocar y generar una opción de esperanza, generando credibilidad en la fiesta democrática”, concluyó Maldonado.