Lo que dijo el Mellizo sobre el predio La Clínica

Ayer, ante un Tribunal de Justicia y Paz de Bogotá declaró el ‘Mellizo’ Mejía Múnera sobre el predio para reparación de víctimas conocido como La Clínica, durante una audiencia adelantada para decidir suerte de este inmueble.


Miguel Ángel Mejía Múnera declaró ayer sobre el lote La Clínica, hubicado en Barranquilla. Foto Archivo.

Según Miguel Ángel Mejía Múnera, ex jefe del Bloque Vencedores de Arauca de las Auc, el predio ubicado en Barranquilla y conocido por el nombre de La Clínica, el cual fue entregado por él para la reparación de víctimas del Bloque Vencedores de Arauca, fue comprado por su hermano Víctor Manuel a través de un testaferro, a quien conoció como Iván Álvarez.

Hoy en día los actuales dueños de este bien están solicitando a la justicia retirar la medida que les impide hacer uso de la que consideran su propiedad, impuesta por la Fiscalía sobre el mismo cuando el ‘Mellizo’ Mejía lo entregó para la reparación de las víctimas. Dentro del proceso judicial que se adelanta para decidir el futuro de la posesión, el tribunal citó a Miguel Ángel Mejía Múnera a dar su declaración sobre todo lo que supiera de este.

Durante la audiencia Mejía Múnera respondió a las preguntas de cada una de las partes presentes, es decir el magistrado de Justicia y Paz, la Fiscalía, la Procuraduría, los defensores de víctimas y el abogado representante de La Sociedad Clínica La Costa limitada, quien figura como dueño actual del predio.

Según contó ‘El Mellizo’ Iván Alvares, dueño de Danival limitada, empresa que vendió el bien a sus actuales dueños, era además de testaferro de su hermano, contador y socio en sus negocios de narcotráfico.  A través de él, según recordó, fue que Víctor Manuel Mejía adquirió La Clinica. Aseguró también ante el tribunal que ni él, ni su hermano dieron a entender nunca a Iván Álvarez, ni a sus familiares que el predio era ahora propiedad de ellos, por lo que no era posible que lo vendieran, a pesar de que legalmente La Clínica estuviera a nombre de esta familia.

Por la compra, sostuvo Mejía Múnera, no existió ningún papeleo, porque según explico durante la audiencia “en el negocio de narcotráfico uno no hace papeles, para eso están los testaferros. Uno le ofrece una plata mensual a esa persona para que le mantenga esa casa a uno.”.

Ante las preguntas de la Fiscalía sobre el tiempo y tipo de relación ilegal que mantuvieron su hermano Víctor Manuel e Iván Álvarez, Mejía contestó: “El periodo de negocio entre ‘Pinocho’ y mi hermano fue desde 1996 a 2000, año en que meten preso a ‘Pinocho’. Luego el negocio continua con el hermano de ‘Pinocho’ de 2000 a 2003.”. A este último socio lo recordó por el alías de ‘Camelia’, asegurando no recordar bien el nombre.

Según reveló la Fiscalía durante la audiencia, en la actualidad existe una denuncia de la familia de Iván Álvarez, por secuestro y desplazamiento del padre de quien presuntamente fue socio de MejíaMúnera. A las preguntas de la Fiscalía al respecto de este tema, Mejía Múnera contó que, luego de que ‘Pinocho’ fuera arrestado, y Víctor Manuel decidiera continuar traficando con alias ‘Camelia’, este último adquirió una deuda con él, de aproximadamente 15 millones de pesos.

‘El Mellizo’ al ver que ‘Camelia’ no le pagaba decidió  secuestrarlo, por lo que lo retuvo durante un mes. Pasado este tiempo se dio cuenta que en tanto ‘Camelia’ no pudiera traficar, no podría pagar el dinero. Lo dejo en libertad bajo la promesa del pago, pero ‘Camelia’ se escapó, por lo que Mejía Múnera pidió a Diego Fernando Murillo, alias ‘Don Berna’ ayudar a buscarlo. En este proceso ‘Don Berna’ secuestró al padre de ‘Camelia’, con el objetivo de presionar al hijo.

A pesar de este acto, ‘Camelia’ tampoco dio el dinero que debía, y según dijo Múnera, además de tener que pagar a ‘Don Berna’ por el trabajo, debió pagarle el rescate del señor. Cuando finalmente logra atrapara a ‘Camelia’, este le ofrece en pago la finca “La Ilusión”, en Aguachica, Cesar, de donde ahora lo acusan de haber desplazado a la familia Álvarez.

Según aclaró la Fiscalía, en esta finca vivía para ese momento el padre de Iván y ‘Camelia’ Álvarez.

Cómo cierre a la audiencia el magistrado de justicia y Paz intervino, preguntando a Mejía Munera por el origen de la lista de bienes que entregó cómo reparación. “Usted (Miguel Ángel) afirmó que su hermano le entrego una lista de los bienes para reparación de víctimas del Bloque Vencedores de Arauca. Sin embargo, ni usted ni su hermano se entregaron voluntariamente, su hermano fue muerto   en una operación de la policía nacional y usted posteriormente fue capturado. ¿Ustedes ya habían entrado en negociaciones con el gobierno nacional para efectos de desmovilizarse y postularse a la ley de justicia y  Paz para ese entonces?”

A esta intervención Mejía Múnera reaccionó de manera aireada, debido a que, según explicó, ellos ya habían decidido entregarse pero el gobierno nunca permitió que lo hicieran, tendiendo una trampa con el fin de presentar su captura cómo un logro. “(…) nosotros nos fuimos a entregar a la justicia, nosotros tenemos tres testigos (…), yo he contado que los mande a la Fiscalía y no nos quisieron recibir. El gobierno quería hacer un positivo con nosotros. Después de eso  por medio de ‘El Tuso’, y el comandante ‘Cuco’ y Mario Uribe solicitamos al gobierno para que nos sometiera a la justicia y tampoco quisieron.”    

Respecto a la lista le dijo al magistrado, “La lista de bienes la entregamos. Se entrego por medio de los abogados. Con esa lista también entregue el lote Bihar. Ahí se ve muy claro que yo no tenía papeles de ese lote, simplemente hice un negocio con un narcotraficante (…).Yo hice negocios con otras personas con… con Uribe. Y resulta que Uribe es amigo del hermano del marido de mi cuñada que era el testaferro. Entonces pues tampoco, como es ese tipo de negocios tan raro.” dijo.

Con la declaración de Mejía Múnera terminó en el Tribunal la etapa de la audiencia sobre la medida cautelar para aportar pruebas sobre el origen del bien. Con esto sólo falta que las partes realicen sus alegatos finales y que los magistradosde Justicia y Paz decidan la suerte que pueda tener el predio, ya sea que es devuelto a sus actuales dueños, o sea dejado para la reparación de las víctimas del Bloque Vencedores de Arauca.